De Guadalupe, dientes y cómicos

Por Gerson Gómez

“DE CÓMO GUADALUPE BAJÓ LA MONTAÑA Y TODO LO DEMÁS”,  DE IGNACIO BETANCOURT

Texto iconoclasta. Un verdadero acierto la reimpresión. Los nuevos lectores se llevarán una sorpresa irreverente.

En la década de los setenta, por la calle de Constitución, en el pueblo de San Sebastián, fuera de la Ciudad de México, un grupo de cuatro jóvenes, en condiciones de desigualdad y marginación (en una época que estaban ya consolidadas las grandes ciudades como polos de desarrollo y de crecimiento, mientras que las zonas que existían a los alrededores lo estaban haciendo por su parte como zonas periféricas marginadas económica y socialmente), que sólo eran ubicados por la gente por ser unos simples ladrones, deciden robar la Virgen de Guadalupe de la basílica, para pedir un accesible rescate de cinco pesos por persona. De esta manera el grupo de amigos conformado por el Pifas, Revlón, el Trompas y el Caguamo, realizarán un acontecimiento que paralice y conmocione a la sociedad mexicana. En este cuento, Ignacio Betancourt pretende hacer reflexionar al lector sobre las implicaciones de la tradición y de cómo éstas rigen todavía gran parte de la vida cotidiana.

“POESÍA NO COMPLETA”, DE WISLAWA SZYMBORSKA
Joya en castellano. Para todos aquellos aventureros en textos de calidad internacional. Más que una antología, este volumen de la escritora que obtuvo el premio Nobel de Literatura en 1996, incluye prácticamente toda la obra de Wislawa Szymborska. En el prólogo, escribe Elena Poniatowska: “Sus poemas nítidos, aforísticos, nada describen, ninguno se alarga demasiado. Su ironía es precisa, tajante a veces. Más que contar grandes elegías, exalta juguetona, traviesa, las pequeñas y curiosas diferencias que nos determinan”.

“LA HISTORIA DE MIS DIENTES”, DE VALERIA LUISELLI
Segunda novela de la novelista mexicana. Avecindada en el barrio de la condición humana. “Soy el mejor cantador de subastas del mundo. Pero nadie lo sabe porque soy un hombre comedido. Me llamo Gustavo Sánchez Sánchez y me dicen, yo creo que de cariño, Carretera”. Además de saber imitar a Janis Joplin, de poder parar un huevo de gallina en una mesa, o de saber contar hasta ocho en japonés, en su fulgurante trayectoria como cantador de subastas, Carretera aparece como inventor del revolucionario “Método de las alegóricas”, en el cual “no se subastaban objetos, sino las historias que les daban valor y significado”. Carretera no siempre fue este showman eminente. Antes de convertirse en subastador fue durante muchos años vigilante en una fábrica de jugos, hasta que el ataque de pánico de una compañera laboral cambió su vida de manera irremediable. En el tránsito de Carretera hacia su destino deberá enfrentar la ira de un hijo al que ha abandonado, sortear una subasta para ayudar a un cura a salvar su iglesia, y realizar a manera de gran performance final la subasta alegórica conocida como “La historia de mis Gustavos personales”.

Valeria Luiselli revela una fascinante dimensión en su escritura, y confirma su capacidad para generar atmósferas llenas de enigmas y de sutiles guiños en los que cada gesto está cargado de sentido. Con una destreza que combina el dominio del lenguaje con una estructura atrevida y desfachatada, Luiselli retrata –a veces con humor, otras con ternura y unas más de manera despiadada, al hacer confluir en sus personajes el peso de la historia personal con ese motor cotidiano que es el anhelo.

“UN PAR DE CÓMICOS”, DE DON CARPENTER
Estrellas en ascenso, personajes en caída libre. El mundo del espectáculo es el hartazgo de lo banal.
Desde hace años, Jim Larson y Dave Ogilvie forman un célebre dúo cómico cómodamente asentado en la fama. Cuando no están actuando en Las Vegas o de gira por el país, se encuentran en Hollywood grabando alguna de sus taquilleras y triviales películas. La amistad entre Dave y Jim parece haber sobrevivido al tiempo, al éxito (también al extraño cansancio que éste conlleva), a la implacable maquinaria del show business, e incluso a algún que otro avispado agente que quiere que Jim emprenda una carrera en solitario. A pesar de todo, siempre han sabido moverse como pez en el agua en un mundillo que conocen y aman, sin pagar, aparentemente, un peaje demasiado caro. Aun así, cíclicamente, Jim necesita desaparecer sin avisar a nadie, y Dave teme que alguna de esas veces sea la definitiva y todo acabe.

En Un par de cómicos, Don Carpenter –él mismo, al igual que John Fante, guionista además de novelista y gran conocedor de las bambalinas del negocio– plasma como nadie las luces y las sombras del mundo del espectáculo, sus fastos, sus costumbres, sus leyes propias, y nos habla, sin cinismo ni ingenuidad, y con un absorbente y ágil pulso narrativo, de la peculiar fauna que habita esta dorada Babilonia. Pero más allá de los focos y de las cámaras, de las drogas, el alcohol y las mujeres, la historia de Jim y Dave constituye, en última instancia, un homenaje a la amistad y al amor por el oficio.

cmd

Edictos