Entrometido en ‘renovarse o morir’

Foto: Pixabay

Por Mike Volta

Son las experiencias de circunstancias extremas y no vividas las que nos orillan a afrontarlas de formas extraordinarias, bien sea en la adaptación de conductas especiales o de decisiones difíciles de supervivencia, quizá se llega a considerar la rendición o la aportación de pretextos que finalmente nos llevarán a la dolorosa encrucijada de la supervivencia que exige una fuerza y valor que no han sido imaginados y en algunas ocasiones sorprendentemente demostrados. 

Todas las personas hacen lo que pueden con lo que tienen… y, aunque a veces parezca insuficiente, es lo que hay y punto, aunque a veces es frustrante reconocer que se carece de la inventiva o imaginación para aterrizar la técnica de uso en algo que se tiene disponible. 

Sin embargo, incluso en nuestra ignorancia (la de cada uno) es un hecho que el mundo no se detiene y cambia todos los días, así que la mejor manera de sobrevivir es asumirse y adaptarse a lo que está ocurriendo en el tiempo presente, sin dejar de recordar las lecciones que nos ha dejado lo que hemos aprendido, o volveremos a cometer los mismos errores. 

Quizá de forma audaz y camaleónica decretar que no podrán estas circunstancias con nosotros. 

Es claro que el mundo que nos tocó vivir a nosotros como padres es muy distinto al que hoy en día viven nuestros hijos. 

Admitámoslo; nunca antes se había sentido tan enorme, distante la brecha generacional... Hoy, los jóvenes, incluidos nuestros hijos, se encuentran ante el cambio vertiginoso que se da con un simple click, la insolencia y rebeldía ahí están, sólo que ahora sus consejeros y confidentes son un montón de amigos y pseudo amigos en la red, que tienen la precisa habilidad de ocultarse de ti con plena conciencia.

Sin embargo, si estás vivo e interesado en esto (y eso es muy probable si estás leyendo esto) seguro estás siendo moldeado por la velocidad vertiginosa del cambio y lo ves igual que muchos de nosotros. 

Así que deja de decirle a tu hij@ que estudie duro para buscarse un buen empleo... porque lo más seguro es que cuando llegue a la vida adulta ya una máquina o programa realizará la mayoría del trabajo físico por ella o él. 

Enséñales a que se conozcan y que descubran no sólo qué los hace felices sino para qué es bueno... Motívalos a viajar, a conocer, despertar su curiosidad y a leer sobre los temas que les apasionan... 

Ayuda a que descubra su huella digital porque si no, no habrá forma que la deje en el mundo. 

Abre tu mente y analiza qué te sirve hoy de lo que a ti te enseñaron, de lo que tú sabes, aún con mal sabor...

Lo demás, deséchalo. 

Habla con tus hijos para conocer sus intereses y el mundo en dónde viven... Involúcrate, aprende, renuévate y abre nuevos canales de diálogo. 

La rigidez sólo conduce al sufrimiento y a hacer más grande la brecha, guíalos como hizo Virgilio en este mundo maravilloso pero aún más peligroso.

Que tengan todas las armas para vencer al Kraken.

No te dejes vencer renuévate en su beneficio!! 

Adaptado de un post de Marce Guerrero.

Comenten!!
 

Tags
Edictos