Por Francisco X. López

Del 18 al 21 de julio se efectuó uno de los eventos de cultura freak más grande y mediático del mundo, la San Diego Comic-Con.

Cuatro días en los cuales laindustria estadounidense hace sus grandes anuncios y genera expectativas que mueven a todos los medios de comunicación, en una carrera por tener las exclusivas y ser los primeros en propagar las noticias.

El joven Shel Dorf había trabajado profesionalmente como letrista en la tira de Steve Canyon y tenía contactos en el medio, ademas había participado en la Detroit Triple Fan Fair, una de los primeros eventos multimedia de la historia. Cuando su familia vendió su dulcería en Detroit y decidió mudarse a San Diego, Shel se encontró repentinamente desempleado. Un día su padre le mostró un anunció de compra venta de cómics, él tenía bastantes y era una oportunidad de reunir un poco de dinero, por lo cual contactó a Barry Alfonso y le ofreció su colección. Barry no tenía suficiente dinero para comprar toda la colección y sugirió llamar a otro amigo, Richard Alf, quien también se dedicaba a la compra venta, la cual era un negocio que comenzaba a florecer con una tercera generación de lectores que buscaban conseguir historias viejas.

Los tres se reunieron y comenzaron a hablar de cómics y la feria de Detroit. Con entusiasmo decidieron llamar a mas amigos para formar un grupo. En una reunión Shel preguntó ¿Cuántos de ustedes leen Los Cuatro Fantásticos? Todos los hacían. Después preguntó ¿Cuantos conocen a Jack Kirby? Nadie. Shel tomó el teléfono y llamó a Kirby, que recién se había mudado a California y lo comunicó con sus nuevos amigos.

Con el tiempo Shel preguntó a sus amigos si creían que otra convención de cómics podría realizarse, ademas de las de New York, Chicago y Texas. Después si San Diego era un buen lugar, pues las editoriales tenían sus oficinas en NY; por último les preguntó si se sentían capaces de realizarla con sus propios medios.

Una vez decididos comenzaron a realizar trámites: obtener permisos y visitar a los medios. Nadie en California sabía lo que era una Comic-Con, pero la novedad les abrió las puertas.

El 21 de marzo de 1970 en el U.S. Grant Hotel se realizó la Golden State Comic Mini-Con, a la cual asistieron 100 personas y tuvo como invitados al escritor Forrest J. Ackerman y al dibujante Mike Royer. Con el dinero recolectado se pudo organizar la primera Comic-Con, del 1 al 3 de agosto, reuniendo a 300 personas, tremendo contraste con los más de 135 mil visitantes que convoca en la actualidad. Los invitados de lujo eran A. E. van Vogt, Earl Kemp, Bob Stevens, Jack Kirby y Ray Bradbury, hubo conferencias, proyección de películas y sobre todo compra-venta de cómics.

Cuarenta y nueve años después todo fan tiene como meta recorrer algún los pasillos de la Comic-Con para encontrarse con sus autores favoritos, aunque el cómic, el motor de este monstruo, ha quedado lentamente relegado a un segundo plano.

Pero esa es otra historia.

Continuará...

Imagen de francisco.lopez

Francisco Xavier Lopez Martinez


Importante: Este contenido es responsabilidad de quien lo escribe, no refleja la línea editorial del Diario de México