Teth, el Adam Negro (2 de 2)

Foto: DC Comics

Por Francisco X. López

En 1996 Shazam tuvo una nueva serie regular y en esa ocasión, se modificó y expandió el origen de Adam. El perverso Theo Adam era un simple mortal que obtenía su poder a través de un antiguo talismán, un escarabajo que contenía el Alma y poder del Khem Adam original. Cuando el mago decide castigarlo por usar sus dones para el mal, le convierte en mudo y le hace perder la memoria. Meses después, Theo recupera el habla y su poder gracias a Blaze, la hermana del demonio Lord Satanus, pero es enviado al infierno por un resurrecto Ibis, un antiguo rey egipcio. En el averno, se libra una batalla que termina perdiendo tras la cual es enviado (¡SI) a una estrella muy lejana. 

Años después, cuando la familia Marvel pierde sus poderes, Adam regresa a la Tierra y demuestra que él y Theo son dos personas distintas. El exilio le hizo dejar atrás su rencor y maldad. Finalmente hace las paces con Marvel y pide volver al lejano planeta donde encontró La Paz. 

En otra versión, Adam se convirtió en una especie de antihéroe, el tiránico gobernante de Kahndaq, que no duda en usar su poder de manera brutal y que sólo desea que el mundo le deje en paz a él y a su pueblo. 

Como una prueba de confianza, se le acepta como miembro de la Sociedad de la Justicia, pero la muerte de su familia desata toda su ira y se requiere de la unión de múltiples superhéroes para enfrentarlo. Su poder y odio corrompen incluso a Mary Marvel y aún cuando su esposa e hijo vuelven de la muerte. Después de un duro enfrentamiento, Adam es transformado en moral y se cambia su palabra mágica por una que él nunca usaría, así, recorre su país recitando palabras al azar esperando recobrar su poder. cuando lo hace ejecuta su venganza, pero ya no sabe si la magia es un regalo o una maldición, por lo cual termina renunciando a ella; pero esto no duraría mucho. Una vez más con el poder de los dioses se enfrasca en una ola de violencia, deseando exterminar a la humanidad por todo el sufrimiento que ha experimentado durante siglos. Su vendetta sólo termina cuando él y su familia son transformados en estatuas. 

En 2011, con el reinicio del Universo DC, Teth Adam se reinventó una vez más. ahora como un esclavo que al escapar junto a su sobrino  de su amo, son por un concilio de dioses que les otorgan sus dones. Adam, cegado por su sed de venganza y poder roba roda la magia para sí mismo y derrota al faraón, tomando para sí, el trono de Kandaq, hasta que su misma gente consigue vencerlo y encerrarlo durante 5 mil años.

Después de ser despertado y enfrentar a toda la familia Marvel, Adam vuelve a ser humano y se convierte en polvo, que será esparcido sobre las arenas de Kandaq; sólo pare ser revivido de nuevo y continuar su eterno retorno. 

Uno de los villanos más poderosos e iracundos, pasó de ser un personaje anecdótico a una fábula del poder que lo corrompe todo, a un hombre dominado por sus miedos y rencores que finalmente acepta la futilidad de su guerra personal y toma el papel ya no de gobernante, ni de héroe, sino de un protector de su gente, de su nación. 

Ahora, con el estreno de su versión hollydwoodesca, el hombre de negro es adaptado para las nuevas generaciones con la intención de dar nuevo impulso a un universo cinematográfico que poco ha hecho para cumplir sus expectativas. 

¿Lo conseguirá? sólo el tiempo y la taquilla lo pueden responder. 

Black Adam se estrena en cines este 20 de octubre. 

#LeanMasComics.

cmd

Edictos