El verdadero Namor, el Sub-Marinero

Foto: Marvel

Por Francisco X. López

Uno de los personajes más antiguos de Marvel había quedado relegado en el imaginario colectivo hasta que se anunció su aparición en la nueva cinta de Marvel-Disney, Wakanda Forever. Pero muy poco de su historia y legado han sido trasladados a esta nueva versión. 

Namor debutó en abril de 1939 en el número 1 de Motion Picture Funnies Weekly, que regalaban afuera de las salas de cine. Esta historia se reimprimió, un año después, en Marvel Comics número 1. 

Un grupo de marinos investigan una nave hundida, cuando ven a un hombre nadando entre los escombros. Este es el príncipe Namor, que confunde a los buzos con robots y los desconecta, con lo cual mueren ahogados. Un segundo grupo busca a sus compañeros y encuentra los cuerpos. Namor ataca el barco y lo hunde, recupera dos cuerpos y los lleva ante su rey, donde descubre que son seres humanos. Su madre, la princesa Fen le felicita, pues ha dado el primer paso en la guerra de venganza contra los de la superficie. 

Veinte años atrás, un barco soltó cargas explosivas sobre la ciudad de Atlantis, Fen fue enviada a investigar. Confundida con una naufraga, es rescatada por el Comandante Leonard McKenzie, con quien se casa y tiene un hijo. El rey ordenó un ataque que es repelido y seguido de un bombardeo que casi acaba con su raza. Ahora, Namor, es el único que tiene el poder de vengar a su gente. 

Namor estableció el modelo para cada héroe de Marvel en el futuro. Es obstinado y usa su poder para vengarse, luchando entre el interés propio y las causas justas. Pero lo interesante es su debate interno, su búsqueda por un lugar en el mundo. Es un semidiós con pasiones a veces viscerales y consciente de que se hará de enemigos. Es un príncipe mestizo en el que su raza submarina no confia y una anomalía con superpoderes que la raza humana teme. 

Su versión más conocida, desarrollada por Stan Lee, es la de un rey engreído y en conflicto. Lee lo retomó, en lugar de reinventarlo. Promovió sus apariciones como eventos que los lectores de la Edad de Oro querrían ver y los lectores más nuevos no se atreverían a perderse, ya fuera la perdición de Los Vengadores, que cortejara dolorosamente a la mujer más seductora de Marvel, Susan Storm, o que participara en épicas búsquedas en la serie Tales to Astonish

Esto consolidó a Namor como, un personaje duradero, atemporal y mítico; como un supervillano que necesita un equipo, un titán de la industria, un héroe mutante y un miembro de una poderosa sociedad secreta. 

Ahora su nombre es asociado a un personaje cinematográfico que no celebra su importancia, sólo busca encantar a los espectadores casuales con una desafortunada mezcla de mitologías. 

Pero Tritón, el Rey de Pacífica (como le conocimos por primera vez en las caricaturas); el Príncipe de la Atlántida, el Hijo Vengador, Namor Primero, El Sub-Marinero; siempre estará esperando a viejos y nuevos fans ahí, donde nació y se convirtió en leyenda, en las páginas de los cómics.

#LeanMasComics

Edictos